Entretenimiento

Olaf Scholz reitera no haber influido en proceso fiscal de Wartburg en caso “Cum Ex”

El comportamiento de Scholz, según Barsch, arroja una “nube de desconfianza” sobre su persona y sobre su cargo. La fiscalía de Hamburgo ha dicho que no hay sospecha alguna contra Scholz pero la desconfianza entre los políticos de la oposición sigue presente

Lo que está en cuestión es si Scholz, primero desde su condición de alcalde y luego como ministro de Finanzas, ejerció influencia sobre la administración de impuestos para impedir que se le exigiesen pagos pendientes al banco Warburg. “No tuve ninguna influencia en el caso del banco Warburg. No hubo ninguna influencia de parte de la política en el proceso fiscal”, dijo Scholz ante la comisión del parlamento regional de la ciudad estado de Hamburgo.

El caso del Warburg pertenece al escándalo conocido como “cum ex” en torno a prácticas bancarias en que se creaba una especie de carrusel de compra y ventaja de acciones para al final reclamar la devolución de impuestos que no se habían pagado nunca.

Esta práctica representó pérdidas de miles de millones para el fisco y ha habido la sospecha de que Scholz, en sus tiempos de alcalde-gobernador de Hamburgo, colaborase con los banqueros Christian Olearius y Max Warburg para evitar que la práctica se persiguiera adecuadamente.

Según Scholz la sospecha está basada en “conjeturas que no tienen ningún apoyo”. El asegura no conocer los detalles de la investigación que hizo la administración de impuestos al respecto en sus tiempos de alcalde y posteriormente en sus tiempos de ministro de Finanzas.

Acerca de una conversación con el entonces titular de Finanzas de Hamburgo y actualmente alcalde gobernador, Peter Tschentscher, dijo que no recordaba los detalles de la misma. El canciller subrayó también que a la postre no había habido daño alguno para la ciudad de Hamburgo puesto que el Warburg al final pagó la deuda con el fisco. Asímismo, rechazó insinuaciones de que había podido darle un trato preferencial al Warburg y aseguró haber estado siempre convencido de que el fraude fiscal no es un delito de guante blanco.

Reclamos de la oposición “Cuando se trata de reclamaciones de impuestos de cifras millonarias contra un banco en la propia ciudad no se olvida el contenido de las conversaciones al respecto”, dijo el presidente de la CDU y líder de la oposición en el Bundestag, al Handelsblatt. También el co-presidente del grupo parlamentario de La Izquierda en el Bundestag Dietmar Barsch ha manifestado sus dudas acerca de que Scholz pueda haber olvidado realmente el contenido de ciertas conversaciones.

El comportamiento de Scholz, según Barsch, arroja una “nube de desconfianza” sobre su persona y sobre su cargo. La fiscalía de Hamburgo ha dicho que no hay sospecha alguna contra Scholz pero la desconfianza entre los políticos de la oposición sigue presente.

El experto en Finanzas de Transparencia Internacional, Stephan Oehme, ha asegurado que en su opinión la versión de Scholz no es plausible. Paralelamente, la fiscalía de Colonia (oeste de Alemania) ha registrado la cuenta de correo electrónico de la secretaria de Scholz por sospecha de haber borrado determinadas citas de su agenda.

jov (efe, tagesschau)