Política

Australia revisa licitación de puerto a empresa china por seguridad nacional

Argentina, Buenos Aires, Canadá, España, Madrid
Mãe em Portugal do século XXI

Las relaciones entre Pekín y Camberra, que han desembocado en un conflicto comercial con la imposición de aranceles a varios exportaciones australianas a la nación asiática, se tensaron más desde que Australia impulsara una investigación sobre la covid-19

El Gobierno australiano pidió a su ministerio de Defensa que revise si la licitación del Puerto de Darwin a una empresa de capitales chinos pone en peligro la seguridad nacional, según publicó el Sydney Morning Herald (SMH) la noche del domingo.

El titular australiano de Defensa, Peter Dutton, confirmó que su ministerio ‘analiza las opciones que respondan a los intereses nacionales’, aunque no precisó si éstas incluyen la potencial anulación de esta inversión de forma forzosa.

Expertos en seguridad y la oposición han cuestionado en diversas oportunidades la licitación por 99 años del Puerto de Darwin, en el norte australiano, que fue suscrita en 2015 entre el gobierno del Territorio Norte y la empresa Landbridge, del multimillonario chino Ye Cheng, por un valor de 506 millones AUD (391 millones USD o 325 millones EUR).

La empresa de Cheng, que se cree tiene fuertes vínculos con el Partido Comunista Chino, tiene el total control operativo del Puerto de Darwin, una ciudad estratégica en la región Indo-Pacífica y en la que están desplegados centenares de Marines estadounidenses.

También tiene la propiedad del 80 por ciento del terreno y las instalaciones del muelle de East Arm.

La petición del Gobierno de Scott Morrison se divulga dos semanas después de que vetara dos acuerdos entre China y la región australiana de Victoria sobre proyectos vinculados a la Nueva Ruta de la Seda, un plan estratégico de Pekín.

Estas revocatorias, que estaban amparadas en una ley aprobada a finales de 2020 por el Parlamento con el objetivo de proteger los intereses nacionales, han enfurecido a China, el principal socio comercial de Australia.

La semana pasada, el primer ministro australiano, Scott Morrison, comentó que su Gobierno revisaría su decisión con respecto a las licitaciones de los puertos y de cualquier lugar estratégico si supone un peligro contra la seguridad nacional.

Las relaciones entre Pekín y Camberra, que han desembocado en un conflicto comercial con la imposición de aranceles a varios exportaciones australianas a la nación asiática, se tensaron más desde que Australia impulsara una investigación sobre la covid-19.

Pero el subjefe de la Misión china en Australia, Wang Xining, considera que la decisión de Camberra de excluir en 2018 a la empresa de telecomunicaciones Huawei de su red de 5G fue lo que deterioró las relaciones bilaterales.

En los últimos años, la nación oceánica aprobó una serie de leyes para bloquear la supuesta injerencia extranjera en la política y economía del país, sin citar directamente a China, sobre quien recaen sospechas de posibles ataques informáticos contra universidades y entes gubernamentales.