Economía

Corte Suprema de EE.UU. obliga a Trump a entregar sus impuestos a un tribunal de Nueva York

Alega “mala fe” Trump ha asegurado que es víctima de una «caza de brujas» y aduce «mala fe» por parte de Vance, frente a quien se había jactado cuando era presidente por la inmunidad que le confería la investidura presidencial

Foto: Flickr / The White House La Corte Suprema de los Estados Unidos alisó el camino para que el fiscal de distrito de Manhattan, Nueva York, Cyrus Vance, acceda a las declaraciones de impuestos del expresidente Donald Trump, lo que representa un duro golpe legal para el magnate de los negocios inmobiliarios quien se ha opuesto por años a entregar sus cuentas a dicho tribunal.

Los documentos solo serán enviados a la fiscalía y no estarán disponibles públicamente, porque este tipo de documentos están sujetos a las reglas de secreto del gran jurado.

Vance está encargado de investigar si Trump infringió la ley del estado de Nueva York al pagar a la actriz pornográfica, Stormy Daniels, para comprar su silencio y que no contara que habían tenido relaciones sexuales. El letrado citó por primera vez a la firma de contabilidad de Trump, Mazars USA, en 2019 como parte de la investigación criminal.

The New York Times  informa  que las indagaciones se han intensificado en los últimos meses y que los fiscales ahora están examinando posibles fraudes fiscales y bancarios, más allá del episodio de la actriz.

Alega “mala fe” Trump ha asegurado que es víctima de una «caza de brujas» y aduce «mala fe» por parte de Vance, frente a quien se había jactado cuando era presidente por la inmunidad que le confería la investidura presidencial.

El fiscal de Manhattan podrá acceder a un total de ocho años de registros contables y otros documentos, a fin de determinar si hay varios delitos de los que tiene sospechas.

La decisión del Supremo en cuestión era la última piedra en el camino para que avanzara el proceso contra el exgobernante: en julio de 2020 había dictaminado que, a pesar de ser presidente para entonces, no merecía un trato especial distinto a cualquier ciudadano.

Este no es el único proceso penal que se está ensamblando contra el expresidente derechista: otro que también está en el tribunal de Manhattan investiga si hubo una ocultación del valor de activos para obtener préstamos y exenciones fiscales. Las carpetas de este caso están en el escritorio de la fiscal general de Nueva York, letitia James, quien investiga si se inflaron valores de algunas propiedades para conseguir empréstitos bancarios.

Una mansión propiedad de la familia Trump, ubicada en la ciudad de Westchester, al norte del estado, sirvió como mampara para recibir grandes ventajas fiscales al argumentar que se utiliza para la preservación del medio ambiente, práctica que podría haberse emulado en otros terrenos incluyendo algunos desarrollos inmobiliarios fallidos.