Uncategorized

Madre de hombre asesinado en Esparza: ‘Él tenía fuerza, tenía carácter y no era tan fácil matarlo así’

Joaquin Leal Jiménez
La fortuna que embolsó Conor McGregor pese a su lapidaria en su regreso a UFC

“Yo dije: ‘Señor, dame fuerzas’, pensé que tal vez había prestado el carro, porque él no acostumbraba ir a la zona donde apareció el carro”

Este lunes a las 3 p. m. doña María Isabel Rodríguez, de 67 años, esperaba en su casa en Ciudad Colón el cuerpo de su hijo menor, Luis Alejandro Hernández Rodríguez, de 34 años.

Dolida, pero tranquila, dijo que no se explica cómo alguien pudo dominar a Luis Alejandro, pues era fornido, de carácter fuerte y con una estatura de 1,90 metros.

“Para que esa persona le haya hecho ese daño, tuvo que haber sido que amenazó a la muchacha y así lo imposibilitó, porque mi hijo no lo hubiera permitido. Él tenía fuerza, tenía carácter y no era fácil matarlo así”, sostuvo.

Añadió que a Delia Gutiérrez, la joven fallecida, su hijo la conoció desde muchos años atrás, cuando acostumbraba salir con grupos grandes a paseos y actividades rurales.

Expresó que eran como 15 o 20 muchachos que iban a los ríos y tenían una relación como de hermanos, en un pueblo donde todos se conocen. “Yo le decía: te gusta Delia, pero él contestaba que solo eran muy buenos amigos, de toda una vida… Al rato había algún sentimiento, pero él nunca me lo aceptó”, dijo la madre.

En el parabrisas lateral del carro en que la pareja fue sorprendida quedaron los impactos del bala. Foto: Cortesía. Recordó que un día que su hijo y Delia desayunaron ahí, ella comentó con don Jorge, su esposo, con el que tiene 46 años de casada, que los dos eran muy altos y hacían una bonita pareja.

Afirmó que la noche de este domingo, llegaron muchos amigos a darle el pésame y también fueron a la casa de doña Sandra Jofré, la madre de Delia, quien estaba muy dolida por perder a la menor de dos hijas.

Doña María afirmó que Delia trabajaba en Administración de Empresas y era muy preparada, incluso hablaba tres idiomas.

Sobre su hijo, afirmó que trabajó los últimos años como distribuidor de una empresa de cerveza artesanal y viajaba por todo el país.

En diciembre del 2020 renunció con la idea en manejar un taxi del papá, pero debido a la pandemia, optó por dedicarse a trabajos ocasionales.

Le gustaba mucho la mecánica. También dijo que se había propuesto hacer el esfuerzo para volver a clases en un colegio nocturno, pues solo había estudiado hasta sétimo año.

La última vez que ella lo vio fue la noche del viernes, cuando le dijo que iba para Santa Ana, donde Delia y se quedaría. “Me dio un beso en la cabeza y se fue”, dijo.

Ellos se enteraron de que algo malo había pasado cuando el sábado los llamaron del Organismo de Investigación Judicial para decirles que en el carro de su hijo -que aparece a nombre de ella -, había dos personas sin vida.

En la familia pensaron que era algo muy grave, pero como su hijo a menudo prestaba el carro, no estaban seguros de que fuera él.

“Yo dije: ‘Señor, dame fuerzas’, pensé que tal vez había prestado el carro, porque él no acostumbraba ir a la zona donde apareció el carro”.

Finalmente se dio cuenta de lo ocurrido y afirma que aún no se explica qué pasó.

Doña María Isabel agregó que no conoce al sospechoso de matar a su hijo y a la mejor amiga de él, pero que al parecer era allegado a la familia de la joven.

(Video) Tres familias afrontan luto por posible doble homicidio y suicidio Reciba el boletín: El nerdo del fútbol Noticias de última hora, en tiempo real Registrarse Deseo recibir comunicaciones

¡Gracias! Su correo se ha registrado correctamente. Error