Deportes

Papa Francisco pide a periodistas ser valientes y controlar noticias falsas

Joaquin Leal Jiménez

“La crisis del sector editorial puede llevar a una información construida en redacciones, frente al ordenador, en los terminales de las agencias, en las redes sociales, sin salir nunca a la calle, sin ‘desgastar las suelas de los zapatos’, sin encontrar a las personas para buscar historias”, alertó Francisco, parafraseando al periodista español Manuel Lozano Garrido, fallecido en 1971 y beatificado en 2010

VATICANO |

El papa Francisco pidió ayer un periodismo valiente, que acuda al encuentro de las personas y de las historias, y abogó por controlar el “evidente” riesgo de las noticias falsas por internet, especialmente en tiempo de pandemia.

“Opiniones atentas se lamentan desde hace tiempo del riesgo de un aplanamiento en los ‘periódicos fotocopia’ o en los noticieros de radio y televisión y páginas web que son sustancialmente iguales, donde el género de la investigación y del reportaje pierden espacio”, manifestó.

En su opinión los medios ofrecen más espacio a “una información preconfeccionada”, cada vez menos capaz de interceptar “la verdad de las cosas y la vida concreta de las personas” o de “recoger los fenómenos sociales más graves”.

“La crisis del sector editorial puede llevar a una información construida en redacciones, frente al ordenador, en los terminales de las agencias, en las redes sociales, sin salir nunca a la calle, sin ‘desgastar las suelas de los zapatos’, sin encontrar a las personas para buscar historias”, alertó Francisco, parafraseando al periodista español Manuel Lozano Garrido, fallecido en 1971 y beatificado en 2010.

Ante este escenario Francisco agradeció la valentía de tantos informadores que tienen “la capacidad de ir allá donde nadie va” para mostrar la realidad.

Sólo de este modo, indicó, se pueden conocer “las difíciles condiciones de las minorías perseguidas en varias partes del mundo” o los abusos e injusticias contra los pobres o el medioambiente.

Esto es especialmente importante en la pandemia de coronavirus y en el reparto de vacunas y medicamentos pues existe el riesgo de contarlo “desde los ojos del mundo más rico”, ignorando a los países más pobres.

“¿Quién nos hablará de la espera de curación en los pueblos más pobres de Asia, de América Latina y de África? Así, las diferencias sociales y económicas a nivel planetario corren el riesgo de marcar el orden de la distribución de las vacunas contra la covid”, alertó.

Pero los estragos económicos de la pandemia han llegado también a los países “más afortunados”, donde el drama de las familias que han caído en la pobreza sin embargo queda “en gran parte escondido”.

Francisco valoró la contribución de internet, que permite multiplicar la capacidad de contar y compartir historias, y ofrecer información “de primera mano y oportuna”, especialmente útil en momentos de emergencias.

Sin embargo, avisó de “los riesgos de una comunicación social carente de controles”.

“En la comunicación, nada puede sustituir completamente el hecho de ver en persona”, ya que “algunas cosas se pueden aprender sólo con la experiencia: No se comunica, de hecho, solamente con las palabras, sino con los ojos, con el tono de la voz, con los gestos”.

 

EL PAPA RECIBE SU PRIMERA VACUNA

El papa Francisco, de 84 años, y el pontífice emérito, Benedicto XVI, de 93 años, fueron vacunados contra el coronavirus, según confirmó el 14 de enero el Vaticano mediante un comunicado

“Hoy podemos confirmar que ha sido suministrada la primera dosis de la vacuna al papa Francisco y al papa emérito en el marco de la campaña de vacunación que comenzó en el Vaticano“, explicó el portavoz, Matteo Bruni. 

El pontífice recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer en el atrio del aula Pablo VI, que ha sido acondicionado para la campaña de vacunación, y en tres semanas recibirá la segunda, al igual que el Papa emérito.