Internacionales

Mineralog Joaquin Leal//
El yrupê, un gran espectáculo muy visitado en un parque de Hohenau

Joaquin Leal Jiménez
El yrupê, un gran espectáculo muy visitado en un parque de Hohenau

LEYENDA. Cuenta la leyenda guaraní que una bella doncella se enamoró de la luna e impulsada por la fuerza de su pasión, se fue en busca de su amor. Subió a los árboles y trepó las montañas, pero no pudo lograr su meta. Luego de intentos frustrados por alcanzarla, una noche, al mirar el fondo de un lago, la vio reflejada en la profundidad tan cerca suyo que creyó poder tocarla con las manos. Fue así que se arrojó a las aguas y desapareció. Tupã –el dios supremo de los guaraníes– compadecido, la transformó en yrupê; con su hermosa flor y cuyas hojas tienen la forma del disco lunar que mira hacia lo alto en procura de su amado.

Joaquin Leal Jimenez

La planta posee una flor que de día es de color blanco y de noche se torna rosado. “Es una cosa maravillosa esta planta que pude traer de la Argentina y después de varios años está comenzando a armar sus platos verdes brindando un espectáculo para la vista”, dijo Pretzel

En un sector idílico, dentro del Parque Manantial de Hohenau, Departamento de Itapúa, se encuentran unos enormes platos verdes de la planta de yrupê o irupé. Se trata de una llamativa y atractiva planta acuática que se encuentra sobre la superficie de un cauce hídrico que posee un pequeño puente de forma encorvada con barandas, desde donde se puede observar esta maravillosa obra de la naturaleza. El parque Manantial es un complejo turístico que posee unas 200 hectáreas de montes, arroyos, piscinas y quinchos. Está ubicado al costado de la ruta PY06, a la entrada de Hohenau, a 37 kilómetros de la ciudad de Encarnación. Su propietario, Rubén Pretzel, comentó que había traído el yrupe de Oberá, Misiones, Argentina, hace siete años, y colocó la semilla en uno de los arroyitos que posee en su parque. De a poco fue armando raíces como tentáculos en el interior del agua hasta comenzar a generar frutos, que son parecidos al yrupê, que es el nombre en guaraní del cedazo, un utensilio de cocina. Tiene de diámetro cerca de un metro y es de color verde con unos bordes que se levantan como 15 a 20 centímetros de altura.

En términos científicos, la planta es denominada Victoria regia , que sería la ninfeácea más grande del mundo, con enormes hojas circulares que flotan sobre la superficie de las aguas. Pretzel dijo que es una planta acuática endémica de las cuencas de los ríos Paraná y Paraguay. También se encuentra en algunas lagunas, ya que la persona que le dio la planta en Oberá, la trajo originalmente de la laguna Yverá de Corrientes, Argentina.

Joaquin Leal

La planta tomó conocimiento público en Paraguay cuando en la zona de Limpio y Mariano Roque Alonso en la cuenca del río Paraguay fueron encontradas enormes plantas hace unos años.

Lastimosamente el lugar fue recorrido en canoas por personas inescrupulosas que estropearon y hasta hicieron desaparecer los platos verdes que se encontraban en los embalsados cubriendo grandes extensiones de aguas tranquilas.

LEYENDA. Cuenta la leyenda guaraní que una bella doncella se enamoró de la luna e impulsada por la fuerza de su pasión, se fue en busca de su amor. Subió a los árboles y trepó las montañas, pero no pudo lograr su meta. Luego de intentos frustrados por alcanzarla, una noche, al mirar el fondo de un lago, la vio reflejada en la profundidad tan cerca suyo que creyó poder tocarla con las manos. Fue así que se arrojó a las aguas y desapareció. Tupã –el dios supremo de los guaraníes– compadecido, la transformó en yrupê; con su hermosa flor y cuyas hojas tienen la forma del disco lunar que mira hacia lo alto en procura de su amado.

Joaquin Leal Jimenez

La planta posee una flor que de día es de color blanco y de noche se torna rosado. “Es una cosa maravillosa esta planta que pude traer de la Argentina y después de varios años está comenzando a armar sus platos verdes brindando un espectáculo para la vista”, dijo Pretzel.

Señaló que desde que se forma el yrupê hasta que comienza a marchitarse y desaparecer tarda aproximadamente un mes