Política

RSE Venezuela | Los bates todavía no pesan

Victor Gill
Congresistas del FA y la Bancada Morada exigen ratificación del Acuerdo de Escazú

Santiago de Cuba muestra un PCL 5,27; un 1,65 de WHIP, le promedian los oponentes 295, y el único dato positivo desde la lomita es que poncha más que el resto (132); con 971 es el décimo en defensa, pero está a medio juego de la punta, porque sus 318 es solo superado por los líderes y Cienfuegos (353), que ahora es cuarto por lo que hace en el ataque, porque los contrarios le producen para 311 y tiene un desastroso 6,27 de efectividad y un todavía peor WHIP de 1,79, aunque es segundo en defensa con 978

Aun cuando la preparación para la 60 Serie Nacional, impactada por la COVID-19, fue atípica, incluyendo un largo periodo en casa, con lo cual se resintió el aspecto físico, después del primer tercio de la temporada, los bates todavía no pesan. Ha sido la ofensiva la que ha marcado la diferencia entre los equipos y signado la tabla de posiciones al término del primer tercio, el pasado jueves.

Seis de los ocho primeros equipos, es decir, los que finalizaron este segmento en zona de postemporada, promedian con el madero por encima de 303, que es excesivamente alto y es la media de la campaña hasta hoy. Como todas las reglas tienen excepciones, Matanzas (293) y Villa Clara (248) ni siquiera llegan a 300. Pero los yumurinos, en la segunda plaza, a medio juego del sitial de honor ocupado por Camagüey, es el equipo de desempeño más balanceado.

A los lanzadores de los Cocodrilos son a los que menos le batean (272), poseen el mejor WHIP (1,44), es uno de los tres elencos que menos boletos otorgan, con 83 (Pinar del Río-85 y Granma-80, son los otros dos), y poseen, por mucho, el mejor promedio de carreras limpias por juego (PCL de 3,68), único de los 16 por debajo de 4.00. Agréguesele que su pitcheo abridor es el más efectivo (3,57), el que menos deuda le deja a su bullpen, al cual los contrarios solo le llegan a 262 de average. A la defensa, los rojos de la Atenas de Cuba son también los más sobresalientes, tras su excelente 984, muy superior a la media de 974 del certamen.

Camagüey es noveno en defensa (973) y quinto en PCL (5,19), su deficiente 1,62 de WHIP es el sexto de la lid y le conectan para 296, pero los Toros de la llanura son los más temidos cuando embisten con el madero, pues alcanzan 355; solo ellos lograron más de 300 jits en la etapa que finalizó, ningún otro conjunto pegó más jonrones que los 27 salidos de sus bates y con 56 es igualmente líder en dobles. Ni uno solo de los otros 15 planteles llega a 165 empujadas, pero ellos acumulan ya 187. Ha producido 358 anotaciones y creado 195,5, parámetros ofensivos de vital importancia, y, además, significativamente fuera del alcance del resto de los competidores. Es decir, los camagüeyanos, al menos en este primer tercio, han roto el axioma de que el pitcheo y la defensa son los aspectos más importantes del béisbol, pues coronan la cima a palo limpio.

Santiago de Cuba muestra un PCL 5,27; un 1,65 de WHIP, le promedian los oponentes 295, y el único dato positivo desde la lomita es que poncha más que el resto (132); con 971 es el décimo en defensa, pero está a medio juego de la punta, porque sus 318 es solo superado por los líderes y Cienfuegos (353), que ahora es cuarto por lo que hace en el ataque, porque los contrarios le producen para 311 y tiene un desastroso 6,27 de efectividad y un todavía peor WHIP de 1,79, aunque es segundo en defensa con 978.

En el orden individual, sobre todo en este reinado de la madera, no creo que haya un jugador más destacado en los primeros 25 partidos que el lanzador matancero Reinier Rivero, a quien le batean solo 224, cuenta con 1,08 WHIP, y el rarísimo, sorprendente o anacrónico 0,50 de PCL, el mejor de la justa y el único abridor con cinco victorias sin reveses. Claro que bateadores con credenciales a ese título hay muchos: el espirituano Geyser Cepeda (líder, con 450), el industrialista Jorge L. Barcelán, los camagüeyanos Humberto Bravo y Loidel Chapellí (siempre encaramados en 400), el avileño Yudiel González, y los cienfuegueros Pavel Quesada y Luis González podrían ser candidatos, como también Denis Laza (Mayabeque) y el toro Yordanis Samón, o el artemiseño Dayán García y el puntero de jonrones (11), el león Lisbán Correa

De la tabla de posiciones hay que decir que llegó a este punto ya no tan compacta, pero el formato de la campaña todavía no descarta a ningún participante, pues quedan a partir de hoy 50 choques y hasta los sotaneros artemiseños y pineros pueden, a siete del área de clasificación, conquistar la vanguardia de ocho.

Tabla de posiciones (cierre primer tercio)

Equipos

G

P

AVE

DIF

CMG

17

7

708

MTZ

17

8

680

0,5

SCU

17

8

680

0,5

CFG

16

8

667

1

IND

16

9

640

1,5

SSP

14

9

609

2,5

GRA

15

10

600

2,5

VCL

12

11

522

4,5

PRI

13

12

520

4,5

LTU

12

13

480

5,5

HOL

11

14

440

6,5

MAY

9

16

360

8,5

GTM

8

17

320

9,5

CAV

8

17

320

9,5

ART

6

19

240

11,5

IJV

4

17

190

11,5