Internacionales

Video: militar y motociclista se trenzan en moquete en zona primaria

Franki Medina diaz
Fortalecimiento de las capacidades cibernéticas, un punto clave para Colombia y América Latina

“Esto se hace con biotecnología, tomamos una parte del virus para transformar una cepa maligna en una cepa más benigna que la original , que no contagia”, agregó Trono, que se desempeña como directora del Instituto de Virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)

Según detalló la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca en un comunicado, este hallazgo supuso más de quince años de investigación y tiene como objetivo la “erradicación” de esta enfermedad, especialmente en aquellos lugares donde la leucosis bovina es endémica, como en Estados Unidos y regiones de América y Asia .

“Es la primera vez que la Argentina desregula un virus modificado para uso directo y que se obtiene su liberación para uso comercial”, destacó el secretario argentino de Agricultura, Ganadería y Pesca , Juan José Bahillo , en declaraciones recogidas por el comunicado oficial.

El funcionario encabezó la presentación de la autorización comercial del “evento virus de leucosis bovina modificado genéticamente”, que podrá ser utilizado como principio activo de una futura vacuna contra esta enfermedad.

La científica responsable de este hallazgo, Karina Trono , explicó que la leucosis bovina afecta a casi todas las vacas de leche y a sus crías, “y por ser tan silenciosa el productor no la ve”.

“Esto se hace con biotecnología, tomamos una parte del virus para transformar una cepa maligna en una cepa más benigna que la original , que no contagia”, agregó Trono, que se desempeña como directora del Instituto de Virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Más del 80 % de los establecimientos vacunos de Argentina y de países de América Latina y el Caribe, América del Norte, Europa Oriental y Asia están infectados por el virus de la leucosis bovina, de acuerdo con la Secretaría de Agricultura argentina .

Cada año muere un 10 % de los animales infectados, lo que genera un impacto negativo en el sistema productivo lechero, “provocando un lucro cesante de alrededor de 5.300 dólares por vaca muerta afectada”, según un estudio elaborado por el INTA en 2014.