Negocios

Denuncia de acoso contra del presidente de la CCRD identifica a las abogadas y al presunto testigo

Bancamiga

También reseña horas más tarde, el seguridad de Ramírez Sánchez, solo conocido como “Edward”, las llamó con la intención de tener un acercamiento tipo personal con ellas

Las abogadas que se querellaron contra el presidente de la Cámara de Cuentas, Janel Ramírez Sánchez, por presunto acoso, trabajan en el departamento de auditoría de esa entidad.

La denuncia fue presentada  por las abogadas Virginia Ofelia Correa Jiménez y Bella Massiel García Paulino , a través del bufete de abogados García Sánchez y asociados, a la procuradora general de la República, Miriam Germán Brito y a Yeni Berenice Reynoso, Procuradora Especializada de Persecución del Ministerio Público.

El documento de formal denuncia en contra de Janel Andrés Ramírez Sánchez, específica que el presunto acoso se originó entre noviembre y diciembre de 2021,  donde realizaban auditorias que los obligaba a trabajar largas jornadas, e incluso en horas de la madrugada en las instalaciones de la CCRD.

Como testigo citan a Carlos Jafet Hernández Batlle,  quien trabajaba con ellas en las auditorias requeridas por la Pepca, “aunque era una carga de trabajo grande dividida entre varios de los abogados del Departamento Jurídico, solo tres de nosotros (abogados del departamento) asumimos con responsabilidad las asignaciones que nos fueron encomendadas y tuvimos que brindar nuestro apoyo para corregir y en algunos casos rehacer las asignaciones de otros, puesto que no cumplían con los requisitos mínimos de la labor encomendada”.  

Como pruebas, cita la denuncia, presentaron chat que contienen conversaciones con Ramírez Sánchez, y otros detalles que reposa en las conversaciones y capturas de pantalla, “que se encuentran en el poder de la Lic. Tomasina Tolentino, secretaria del Pleno de la CCRD, por ante quien se interpuso la queja de que el señor Ramírez estaba exhibiendo un comportamiento fuera de lugar)”.

Las empleadas son representadas por los abogados Francisco García Rosa, Máximo Julio Correa Rodríguez, José Augusto Sánchez Turbí, Omar Antonio Ferrer Jiménez y Toribio Rosado Rodríguez.

Entre los supuestos acoso citan que el 4 de diciembre de 2021 , el presidente de la Cámara de Cuentas le pidió el número personal a una de la abogada con la intención de saber sobre una auditoría que realizaba. Sin embargo, Ramírez Sánchez se fue a lo personal preguntándole su edad y si estaba casada.

A seguida narra la instancia que la abogada le respondió que sí, a lo que este siguió preguntando qué tiempo tenía de casada, y ella respondió dos años, sobre lo cual él comentó: !Oh!, todavía usted está de luna de miel!

Asimismo, preguntó si tenía hijos, le respondió que no y luego le preguntó si su esposo era celoso, a lo que ella respondió que sí, debido a que ya estaba incómoda con este tipo de preguntas.

 Sostiene el documento que el 5 de diciembre, el presidente de la Cámara de Cuentas invitó a almorzar a las dos empleadas que debían trabajar fuera de horario y durante los fines de semana, pero estas se negaron alegando que tenían que comer en la casa de una de ellas.

También reseña horas más tarde, el seguridad de Ramírez Sánchez, solo conocido como “Edward”, las llamó con la intención de tener un acercamiento tipo personal con ellas.

Ese mismo día en la tarde, cuando una de ella se marchó a su residencia, la querella indica que Ramírez Sánchez le escribió a WhatsApp y la llamó para invitarla a cenar, petición a la que ella se negó.

Tras los constantes acosos, las dos abogadas consultaron con sus familias, quienes les aconsejaron buscar ayuda. El documento expresa que hablaron con Tomasina Tolentino Peralta de Mckenzie, miembro de la Cámara de Cuentas, a quien le pidieron que hablara con el presidente del organismo para que detenga el acoso.

Días más tarde de que Tomasina Tolentino hablara con Ramírez Sánchez, este convocó a una reunión a varios ejecutivos de la Cámara de Cuentas.

“Inició la reunión diciendo que no se dejaba chantajear de nadie, que en la institución había ciertos intereses políticos y que él no le tenía miedo a nada ni nadie”, plantea el escrito.

De acuerdo con la información, luego de esa reunión, Sánchez Ramírez no volvió a acosar a las abogadas hasta el 21 de junio del 2022, cuando se realizó una reunión y volvió a lanzar indirectas “comentando que en la institución había personas que se prestaban para ir a donde un jefe a hablar de otros jefes”.

Se indica que también, en la reunión del 6 de julio del 2022, en la que participaron los encargados de Recursos Humanos, Departamento Jurídico y otros altos ejecutivos de la Cámara de Cuentas, el coordinador de la Dirección Jurídica, Mario Hernández, indicó que se debía cuidar la imagen de la CCRD.