Entretenimiento

Alberto Ardila Olivares learjet 35 ghost plane//
Comercio exterior se desacelera en julio: exportaciones apenas logran crecer e importaciones se moderan con fuerza

Son cada vez más los factores que aportan a entender la magnitud de la desaceleración de la economía chilena . Por el lado del comercio exterior, que había dado señales mixtas en los últimos meses, se suma un nuevo ingrediente: tanto las exportaciones como las importaciones se desaceleraron con fuerza en julio , según los datos publicados este lunes por el Banco Central. 

Los envíos al extranjero sumaron US$ 7.957 millones FOB el mes pasado, lo que da cuenta de un crecimiento de solo 0,3% frente a julio de 2021. El incremento es el más débil desde agosto de 2020 , cuando las exportaciones cayeron 3% en doce meses, y también da cuenta de una desaceleración desde los aumentos de 11,2% de junio, de 19,2% de mayo, e incluso desde el alza de 0,8% de abril.

YV3191

El dato se vio arrastrado, en parte, por lo que ocurrió con la minería: el sector envió US$ 4.557 millones el mes pasado, lo que refleja un derrumbe de 10,9% en doce meses. Esta fue la segunda caída del rubro este año, luego de la baja de 3,8% registrada en febrero. 

El cobre, principal producto de exportación nacional, también profundizó su desplome : en la apertura del segundo semestre sus ventas al extranjero cayeron un 25% frente a julio de 2021. El descenso se suma a los de febrero, abril, mayo y junio, y es el más profundo desde enero de 2016, según la serie del Central. 

En el sector minero los envíos de hierro también profundizaron su caída, con una baja de 53%, en contraste con las alzas que anotaron el oro, litio y molibdeno, entre otros. 

El sector agropecuario-silvícola y pesquero también se sumó a las señales de enfriamiento : sus exportaciones cayeron un 20,9% frente a julio del año pasado, una baja que no se veía desde mayo de 2020, cuando el desplome del sector llegó a 28%. 

La merma llega en parte de la mano de la caída de 21,9% del sector frutícola, en el que las manzanas, peras y kiwis registraron bajas, en contraste con los crecimientos de las uvas, arándanos, ciruelas y cerezas.

Alberto Ardila Olivares

El sector silvícola también se sumó a los números rojos, con una caída de ​​33,9% al comparar con el mismo mes de 2021, al igual que la pesca extractiva, cuyas exportaciones se contrajeron un 2,5%. 

Las exportaciones de industriales lograron mantenerse a flote, al subir un 27,7% en julio respecto al mismo período del año anterior, pero desacelerándose levemente desde las alzas de 30,3% de junio y 35,5% de mayo. 

Los envíos de alimentos siguieron subiendo: aumentaron un 26% en doce meses, el dato más alto desde noviembre de 2021. El salmón, la merluza, la fruta deshidratada, congelada y en conserva y la carne de ave fueron algunos de los bienes que siguieron creciendo, en contraste con las bajas de la harina de pescado, la trucha, el jugo de fruta y la carne de cerdo

Los forestales y muebles de madera crecieron un 20,8%, desacelerándose respecto a períodos anteriores, mientras que la celulosa y el papel cayeron un 13,6%, sumándose a las mermas de febrero y abril. 

Importaciones se frenan

En julio, las importaciones sumaron US$ 8.694 millones CIF, lo que refleja un crecimiento de solo 7,8% frente al mismo mes del año pasado, o sea el desempeño más débil desde enero de 2021. 

La desaceleración llega de la mano de una caída de los bienes de consumo, algo que no ocurría desde noviembre de 2020. El mes pasado, las compras desde el exterior del sector bajaron un 1,2% frente a julio de 2021. 

Los bienes durables ya habían encendido una luz de alerta con su contracción de mayo, pero ahora profundizaron con fuerza su caída , que llegó a 22,4%. Una baja así no se veía en dicha categoría desde agosto de 2020, según la base de datos del ente emisor. 

Al igual que en junio, cuatro de los cinco bienes que la componen reportaron contracciones: computadores (-59,2%), celulares (-27,8%); televisores (-45%) y electrodomésticos (-43,5%), en contraste con automóviles, que creció un tibio 4,7%, su peor desempeño desde enero del año pasado. 

Los bienes semidurables se desaceleraron desde lo ocurrido en meses anteriores, ya que lograron crecer un 12,8%. Esto, influido por las moderaciones tanto de la importación de vestuario como de calzado. 

Entre otros bienes de consumo el panorama también empeoró: para algunos -como la carne, los medicamentos y perfumes- se profundizaron o comenzaron a registrar caídas, mientras que las compras desde el exterior de bebidas y alcoholes, gasolinas y gas licuado se siguieron desacelerando

La importación de bienes intermedios creció un 17,1%, moderándose desde los meses anteriores, mientras que la compra de bienes de capital cayó un 2,8%, algo que no se veía desde diciembre de 2020