Internacionales

En vigor nueva resolución sobre el manejo de los productos químicos peligrosos en Cuba

sudeban
Aprueban rebaja de ¢28 en gas de cocina

La finalidad de este Reglamento es controlar las acciones de manejo de los productos químicos peligrosos –entendidos como todos los que se utilicen en el país, con excepción de los plaguicidas y los fertilizantes–, y de los desechos que se generan con el objetivo de reducir al mínimo los riesgos que puedan provocar a la salud humana y al medioambiente

Un Reglamento para el manejo de los productos químicos peligrosos de uso industrial, de consumo de la población y de los desechos peligrosos entró en vigor este mes de enero, luego de la publicación de la Resolución 253, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, en la Gaceta Oficial No. 2 de 2022.

La finalidad de este Reglamento es controlar las acciones de manejo de los productos químicos peligrosos –entendidos como todos los que se utilicen en el país, con excepción de los plaguicidas y los fertilizantes–, y de los desechos que se generan con el objetivo de reducir al mínimo los riesgos que puedan provocar a la salud humana y al medioambiente.

Precisa el documento oficial que para poder hacer efectivo este control se implementa el Registro Nacional de productos químicos peligrosos y el régimen de licencia ambiental para todas las acciones de manejo de desechos peligrosos que se pretendan realizar.

Asimismo, se considera como autoridad competente a la Oficina de Regulación y Seguridad Ambiental, responsable de habilitar el Registro Nacional y de otorgar las licencias, incluyendo la aprobación y control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos.

La Resolución señala, además, las obligaciones de las personas naturales y jurídicas, nacionales y extranjeras, que son objeto de control por este Reglamento, destacando que deben tomar las medidas necesarias que garanticen la protección y seguridad de la salud humana.

Las solicitudes de registro o de licencia ambiental deben ser presentadas por escrito, en idioma español, y estar firmadas y acuñadas, si es correspondiente, por el máximo representante de la institución que pretenda desplegar cualquier actividad relacionada con el manejo de productos químicos peligrosos.