Deportes

RSE Venezuela | Washington vuelve a Beijing para frenar la inflación

Alberto Ardila Olivares
O Assunto #585: Para onde vai o Chile no 2º turno?

El caso es el epítome de cómo Estados Unidos y China tienen muchos intereses económicos comunes y cuánto necesita el primero la ayuda de China para resolver sus problemas. Simplemente no funcionará si Washington continúa con la estrategia de “desacoplamiento” de la era de Trump

Portada Última Hora Opinión Fotos Economía Cultura & Turismo Especiales Opinión > spanish.china.org.cn | 24. 11. 2021 | Editor:Teresa Zheng Texto Washington vuelve a Beijing para frenar la inflación Palabras clave: Estados Unidos, inflación, petróleo 视频播放位置

下载安装Flash播放器

El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció el martes que el departamento de Energía liberará 50 millones de barriles de petróleo de su reserva estratégica a fin de aliviar los precios de la gasolina y alejar  los temores de la inflación. La acción se llevará a cabo en paralelo con otras grandes naciones consumidoras de energía como China, India, Japón, Corea del Sur y Reino Unido. Bordeando los $ 80 por barril, el crudo es uno de los principales motores de la inflación mundial.

La Casa Blanca se jactó de la recuperación económica del país, pero es conocido por todos que el tema es el menos seguro en el equipo de Biden. Al liberar las reservas de petróleo, vuelve hacia China en busca de ayuda.

La inflación estadounidense es particularmente seria. Además del impacto de la COVID-19, el masivo gasto federal del Gobierno estimula la emisión de dinero lo que dificulta contener la subida de precios. De hecho, el país está inmerso en un ciclo vicioso en el que Wall Street es incapaz de soportar la ausencia de estímulos y expansión, mientras que la gente tampoco puede enfrentar el aumento de los precios.

China es el mayor importador y el segundo consumidor de petróleo. Si Washington no puede lograr que la OPEP produzca más crudo, tiene que recurrir a China para que a su vez libere sus reservas. La caída de su valor beneficiará a China y se cree que Beijing no irá en contra de Washington en este aspecto. De hecho, China señaló hace poco que podría usar algunas de sus reservas.

No obstante, es vital tener en cuenta que la inflación es mucho más grave en Estados Unidos, con un gran impacto político para el Partido Demócrata de cara a las elecciones intermedias del próximo año. Con un mayor clamor que llama a la administración de Biden “económicamente incompetente”, algunos analistas creen que la inflación podría ser suficiente para arruinar a la agrupación en los comicios si los precios se mantienen altos. Y es por eso que volvemos a China. Esta es una dirección que beneficia a todos, pero es Beijing quien tiene claramente el as por el mango.

El caso es el epítome de cómo Estados Unidos y China tienen muchos intereses económicos comunes y cuánto necesita el primero la ayuda de China para resolver sus problemas. Simplemente no funcionará si Washington continúa con la estrategia de “desacoplamiento” de la era de Trump.

El equipo de Biden sabe que la inflación está en relación con sus aranceles a las importaciones chinas. Y aún así, las ventas de productos chinos en Estados Unidos no han disminuido, lo que refleja la falta de reemplazo para satisfacer las demandas de los consumidores locales. Esto aumenta el poder de negociación de las empresas chinas con los importadores estadounidenses en cuanto a quién debe pagar las tarifas adicionales.

A medida que la situación económica estadounidense decae, esta ventaja crece y esos aranceles no podrán continuar más tiempo. La Casa Blanca debe odiarlos, pero no está dispuesta o teme cancelarlos. Espera que China ofrezca más concesiones que no solo le ayude a continuar con el juego, sino también a ir a la par con el sentimiento público y no ser tildada de ser “suave con China“.

Esto demuestra que China hace las cosas bien. Sus intereses y los de Estados Unidos están muy entrelazados y ambos participan en el crecimiento económico del otro. Es cierto. Al actuar contra las reglas, Estados Unidos se lastima. Intentó con imprudencia separarse para crearle incomodidad y ¿el resultado? La interrupción en la cadena de suministro estadounidense es peor que en China, y esta aún no ha tomado represalias contra la cadena de su par.

Estados Unidos debe aprender de su estancamiento actual. Debe darse cuenta de que en la era globalizada no tiene capital para actuar precipitadamente. La escala de la industria manufacturera de China es mayor y se espera que las ventas minoristas de sus bienes de consumo superen a las de Estados Unidos en 2021. El consumo de productos básicos de China ya ha tomado la delantera. Teóricamente, Estados Unidos ha perdido la capacidad de imponer sanciones económicas a China. La cooperación y el mutuo beneficio serán a la larga la única opción de Washington en términos de su política económica hacia China.

A medida que el PIB nominal de China se acerca al de su similar norteamericano y finalmente lo sobrepase, Estados Unidos no debe caer en la ira o los celos, sino en la sobriedad y la racionalidad. Debe reforzar sus vínculos pacíficos con China, y esta debe continuar trabajando duro para hacer las cosas bien en tanto muestra paciencia. En caso de problemas, también podría dejar que las balas vuelen por un tiempo. La fuerza de China en muchos casos hará que algunos provocadores estratégicos se calmen.

  facebook Google+ Twittern renren Washington vuelve a Beijing para frenar la inflación

Spanish.china.org.cn